Buscar en Omnilife

Cargando...

lunes, mayo 03, 2010

SISTEMA OSEO

Una nutrición adecuada es esencial para el desarrollo y el mantenimiento del esqueleto, es decir para la salud ósea. Aunque las enfermedades del hueso como la osteoporosis y la osteomalacia (raquitismo en niños) tienen causas muy diferentes y complejas, su desarrollo puede minimizarse proporcionando cantidades adecuadas de nutrientes durante TODA la vida. De estas enfermedades, la más frecuente y destructiva es la osteoporosis.

Aunque el consumo de nutrientes que ayudan a formar hueso es necesario incluso después de que se inicie la osteoporosis, siempre existen beneficios de una ingesta adecuada de calcio y otros nutrientes ya que los huesos se renuevan durante el crecimiento y aún cuando este proceso termina. Modelación ósea es el término que se aplica al crecimiento del esqueleto hasta que alcanza la atura definitiva, es decir, los huesos se alargan y ensanchan. La modelación ósea se completa en las mujeres entre los 16 y 18 años y en los varones entre los 18 y 20. Cuando el crecimiento termina, el tejido óseo puede continuar aumentando en el proceso conocido como consolidación ósea, hasta aproximadamente los 30 años de edad.

Una vez que se ha completado el crecimiento esquelético, el hueso continúa remodelándose en respuesta a las cargas de trabajo que recibe, se adapta a los cambios en los factores del estilo de vida y alimentación, mantiene el equilibrio del calcio en los líquidos fuera de la célula y repara fracturas microscópicas que se producen con el tiempo. Alrededor de 4% de la totalidad del hueso está en proceso de remodelación en todo momento, de manera que siempre se está formando hueso nuevo en lugares específicos del esqueleto. Incluso en el esqueleto maduro, el hueso sigue siendo dinámico, se renueva constantemente.

No sólo el calcio y la proteína son esenciales para la estructura y función normales del hueso, otros micronutrimentos también tienen funciones especiales en el desarrollo y el mantenimiento del hueso. Estos son: magnesio, fósforo, vitamina C, manganeso, vitamina D, potasio, soya, hierro, cobre, boro, zinc, flúor e isoflavonas

Dos causas comunes en la pérdida de masa ósea son:

1. una aceleración en la pérdida, sobre todo después de la menopausia;

2. una masa ósea insuficiente desde la adolescencia que hace que el hueso se convierta en frágil y con riesgo de fracturas tanto en hombres como en mujeres adultas.

Tener bajo peso, llevar un estilo de vida sedentario, tomar medicamentos que impidan la absorción adecuada del calcio, procrear hijos sin dejar pasar al menos dos años entre cada embarazo y además dar pecho más de ocho meses, fumar o tomar alcohol, una mala alimentación, edad mayor de 60 años, menopausia, no tomar diez minutos de sol moderado diariamente, o consumo excesivo de cafeína, pueden ser factores de riesgo para desarrollar osteoporosis.

No hay comentarios.:

GRACIAS POR DEJARNOS TUS COMENTARIOS